La maternidad es un golpe bajo


30 Jul
30Jul


Convertirme en madre me ha cambiado totalmente. Mi vida se puso al revés desde el momento en que salió positiva la prueba de embarazo. Estaba sola. No sé por qué no tuve el valor de hacerme la prueba mientras marido aún estaba en casa. Sabía que estaba embarazada. Por alguna razón quería esperar a que él se fuera a trabajar. Tal vez tenía miedo de su reacción o deseaba estar simplemente sola. Tuve la oportunidad pero no lo hice con él. Puedo recordar cada detalle de ese momento...Mientras podía, no dejaba de hacer lo que me gustaba.

Mientras pasaba el embarazo me miraba en el espejo y veía cómo mi cuerpo cambiaba con el pasar de los meses. Me sorprendía mucho (aún me sorprendo) la forma en qué el cuerpo se va adaptando a esos cambios tan fuertes y difíciles. Ahora me miró y wow! ¿Qué veo? Veo una mujer que aún se asombra de haber dado a luz a una hermosa niña, estoy más delgada que nunca, mi piel cambió y es que hasta mi pelo es una cosa hermosa!😅 Ok sí, no soy de cuidarlo mucho. ¡Por eso me alegra tanto! Ahora bien, a mi vida han llegado a salir las tan no deseadas canas y arrugas. ¡Diooooos! Las canas no me duelen tanto como las arrugas. ¡Venga que yo no las pedí! ¿Por qué llegaron? Bueno puede ser que el no dormir tan bien, el no poder descansar un poco, los desvelos...¡pueden ser tantas cosas! 

Esta foto significa mucho para mi. Con ella, después de cinco meses anuncié públicamente mi embarazo. No deseaba que nadie lo supiera.Y luego están mis senos. Esa parte donde la maternidad ha golpeado sin piedad alguna y la ley de gravedad se ha manifestado junto con 21 meses de pura lactancia para lograr que me hagan cosquillas en el ombligo. Flácidas, feas, colgantes y llenas de vida y amor. Las miro y me miró desnuda. Me contempló frente a ese mismo espejo que me vio crecer y siempre, siempre, siempre los miro, los tomó entre mis manos e imagino los años en que fueron fuertes y firmes. ¡Qué días aquellos! A veces le digo a misma: misma es hora de que dejes de utilizar ropa con escotes o sin brasier. Luego recuerdo que me gusta y se me pasa 😂 ¡Hace calor! ¡Que sean libres y felices!Cinco días antes de dar a luz...no podía con mi existencia.

Me acepto como estoy. Estos cambios son un proceso y una etapa. Ya pasará y miraré atrás recordando con amor estos días caóticos. Veo en el espejo una mujer fuerte que cada día se levanta a dar lo mejor de ella y que aprende algo nuevo a cada instante. La maternidad me ha hecho ver tantas cosas además del amor tan puro y bello que jamás imaginé poder sentir en mi corazón. ¡Estoy enamorada de mi hija! Cada vez que la miro me derrito lentamente de amor. Un amor que no me cabe en el pecho y que a veces creo que voy a explotar. Anteriormente no deseaba ser madre. Esto me tocó sin planificarlo y fue muy complicado. En mis planes jamás estuvo el tener hijos humanos. Mi vida estaba bien y era feliz. Luego ella nació y que equivocada estaba! Ella me convirtió en la mujer más feliz y dichosa del planeta entero (todas las madres dicen lo mismo😅). 

Pasaría por lo mismo una y mil veces contar de que la vida de elija a mí como su mamá. Porque ella es mi vida y mi amor, por quien lo daría todo y no me importaría. Por ella estoy aquí y soy más fuerte, más grande, más valiente y capaz de hacer cualquier cosa en la vida. 

K.


¿Te ha gustado? No dejes de compartirlo con tus amistades. 

¡Síguenos en nuestras redes sociales!



Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.