Crónicas de una mamá en casa


tiempo estimado de lectura : 3
10 Oct
10Oct


Desde afuera pareciera que ser una mamá en casa es tarea sencilla. Sin embargo no es así. Son muchos los momentos en los que sientes que ya no puedes más pero son muchos más los que disfrutas y te llenan el corazón. Muchas personas no entienden el sacrificio y el amor que conlleva la crianza de los niños del hogar. 

Son muchas las críticas y las quejas que escucho casi a diario por la decisión que he tomado. Una decisión que tomé prácticamente sola.  Estar con mi hija es lo más importante para mí, poder verla crecer y disfrutar cada etapa me llena y me hace feliz. He decidido cuidar a mi hija pese a los grandes sacrificios que debo hacer. Me duele, me duele mucho cuando la gran mayoría de las veces recibo críticas negativas y comentarios tales como ya la nena está grande, ¿Cuándo empiezas a trabajar?,  Tu hija está muy apegada ti., No le das espacio tu hija, ¿Cuándo va a dormir en su cama?, Estás siendo egoísta y así sucesivamente. Si eres una mamá en casa es muy probable que hayas escuchado este tipo de comentario. Y me pregunto yo, ¿acaso estoy mal por haber decidido dedicar mi tiempo a la crianza de mi hija? No, no lo estoy. ¡No lo estás!

Cuidar a tus niños en tu hogar tiene muchos beneficios entre los que puedo mencionar los siguientes:

Ahorro de dinero

Cuidar a tu hijo en tu hogar te ahorra el alto costo de los cuidos y pre-escolares.

Disfrute de cada etapa

Podrás estar ahí cuando diga adiós por primera vez, podrás verle dar sus primeros pasos y escuchar sus primeras palabras, estarás presente en sus logros.

Atención a su educación

Crecerá en un ambiente estimulante en el cual puedes desarrollar una rutina, leer cuentos, darle besos y abrazos y enseñarle la tareas escolares básicas como agarre del lápiz, los colores, números.

Flexibilidad para organizar tu tiempo

Estar en casa te permite realizar tareas o asuntos pendientes o que surjan de momento. Es más sencillo planificar salidas familiares y actividades fuera del hogar. 

Contrario a lo que se puede pensar, no tienes que estar encerrada en tu casa, entre cuatro paredes. Cuidar de tu hijo no te debe limitar a salir y hacer otras cosas. También debes sacar tiempo para ti, porque lo vas a necesitar ya que cuidar de tus hijos es agotador y puede drenarte y cansarte más de la cuenta. Estar en casa no te aleja de la sociedad a menos que tu así lo decidas.  Trabajo desde mi casa y mientras dejo a mi niña realizando tareas o juega de manera individual puedo adelantar el trabajo y escribir. Esta es una de las partes que más me disfruto. Es mi ratito, mi tiempo. En las noches cuando duerme trabajo full y aflora mi creatividad. 

La decisión de quedarme y trabajar desde mi casa no fue una sencilla. "Todo el mundo contra mí yo contra el mundo" y aquí estoy yo luchando contra el mundo. Un mundo que no ve, que no entiende y que muy pocos comprenden. He pasado por situaciones fuertes, he sido juzgada y criticada, me tildan de ignorante y de soñadora. Sé que no estoy sola y que al igual que yo muchas otras mamás pasan por lo mismo. Yo he tomado la decisión de cuidarla y educarla hasta cuando se me sea posible. Mi manera de crear no es errónea; yo como mamá sé lo que es bueno para mi hija, también puedo equivocarme y aprender de mis errores. Soy una mujer fuerte, optimista y llena de energía. Puedo y soy capaz de hacer todo lo que deseo en mi vida. No necesito escuchar comentarios no solicitados, no necesito que me critiques en cambio te pido comprensión y que respetes esta decisión que he tomado. Ella crecerá y solo quedarán las memorias de los pequeños momentos. La vida pasa muy rápido, los días pasan volando y en un abrir y cerrar de ojos ya será toda una señorita. He tomado decisiones muy fuertes, muchas de ellas no son bien vistas, he recibido críticas y malos ratos a causa de ellas. Sin embargo, no me arrepiento un sólo instante del camino que he tomado. Todo vale la pena. Mi amor por ella es tan grande que vale la pena el "sacrificio".

Somos víctimas de una sociedad que no ve con buenos ojos que una madre decida estar con sus hijos en pleno siglo 21. Ante esta sociedad debemos ser madres, mujeres, esposas y trabajadoras manteniendo un "balance armonioso" sin quejarnos y la mujer que decide cuidar a sus hijos es una vaga que no quiere trabajar, una mujer que lo que quiere es estar libre sin responsabilidades laborales. Nunca cuidar a mi hija me ha hecho pensar que no voy a trabajar. Soy una mujer muy activa y se me hace imposible dejar de trabajar. Si eres como yo, a ti te digo que es posible trabajar desde tu hogar, muchas veces es difícil mas no hace diferencia de las complicaciones que pueden surgir en tu trabajo fuera de casa. Cuidar tus hijos no debe suponer renunciar a tus sueños y trabajar por lo que deseas. ¡Todo es posible! Puedes aportar económicamente, aunque con poco, a tu hogar y tus cosas. 

Nuestros hijos serán pequeños una sola vez en la vida. La mayor parte de las cosas que realizan y hacen durante esta etapa no las logran recordar. Sin embargo, nosotros como padres guardamos esos momentos con gran amor en un nuestro corazón para que así cuando reflexionemos y analicemos todo lo que hicimos por ellos, estoy segura, que en más de una ocasión lo recordarás con una sonrisa de satisfacción en tus labios.

Con cariño,

Kazahira

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.