15 preguntas que puedes hacerle a una stay-at-home-mom


tiempo estimado de lectura : 2
06 Sep
06Sep


Me gusta conocer qué pasó durante su día de trabajo, si hubo algo interesante o algo fuera de lo normal y dónde pasará la noche. Muchas de las cosas que ocurren están relacionadas con el weather (atrasos y/o cancelaciones). Aunque parezca increíble no sale mucho a conocer o explorar...algo que yo jamás haría, naturalmente. Normalmente está cansado y sale a comer o algún lugar cercano para luego acostarse. Una que otra vez se hospeda en hoteles espectaculares y con suerte en algún lugar céntrico. En ocasiones le toca irse de janguin por el aeropuerto porque hubo algún atraso o su vuelo fue cancelado y le toca esperar a que llegue la hora del próximo.

Un día normal en casa

Siento que se le hace difícil poder preguntarme qué tal estuvo mi día o qué cosas hice pues son cosas que hago todos los días pese a que trato de variar y salir de la rutina del hogar. La mayoría de nuestras conversaciones giran en torno a nuestros hijos y cómo la pasaron durante el día. Sin embargo no siempre queremos hablar de nuestros hijos (aunque siempre terminemos haciéndolo). Yo hablo hasta por los codos, él, bueno a él hay que motivarlo un poco más a menos que sea de un tema relacionado a aviación, botes o jet skis. 

A veces quisieramos que hablemos más o toquemos otros temas. Así que a continuación te presento 15 preguntas para evitar el tan odioso OK.

1. Cuéntame algo que disfrutaste hoy.

2. ¿Viste o te pasó algo gracioso?

3. ¿Qué pudiste adelantar de tu trabajo?

4. ¿Pasó algo estresante o frustrante hoy?

5. ¿Viste a alguien conocido hoy?

6. ¿Qué te hizo reír hoy?

7. ¿Cuál fue tu mayor reto de hoy?

8. ¿Te sentiste amada?

9. ¿Te sientes exitosa hoy? ¿Por qué?

10. ¿Pasó algo que sentiste podías llegar a llorar?

11. ¿Cuál fue el momento más difícil del día?

12. ¿Disfrutas lo que haces? ¿Por qué?

13. ¿Cómo crees que puedo ayudarte cuando llegue a casa?

14. ¿Pudiste salir a dar un paseo hoy?

15. ¿Pudiste tomar una siesta o leer?

Ser ama de casa, trabajar desde tu hogar o ambas tareas simultáneamente no es cáscara de coco. Puede parecer que cuidar a tus niños es sólo jugar y darles de comer, algo relativamente fácil. Sin embargo la realidad es otra muy distinta y es una tarea sumamente difícil y estresante. Las que lo vivimos a diario conocemos el gran sacrificio, trabajo y lo drenante que puede llegar a ser. Los niños demandan atenciones la mayor parte del tiempo. En mi situación personal, una vez me siento frente a la computadora mi hija me trae el cuarto en juguetes, se trepa sobre mí, quiere leche, quiere jugar, ver películas entre otros al mismo tiempo. Con una mano juego y con otra trabajo.

¿Cuántas más son madres pulpos?

Admiro a todas esas madres y padres que lo hacen todo a la vez y al final del día sobreviven, como cadáveres pero lo logran y al otro día lo vuelven hacer con el mismo amor. Espero que estas preguntas sean de ayuda y puedan motivar e provocar otras conversaciones.

Cuéntanos tu historia en los comentarios, comparte con alguien que necesite leer esto o le puede ser de ayuda. Síguenos en nuestras cuentas de Facebook, Instagram y Pinterest.

K.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.