Viajar con niños con necesidades especiales


tiempo estimado de lectura : 4
20 May
20May


Viajar no parece ser algo muy practico para las familias que tienen niños con necesidades especiales. ¡Falso! Sí, es cierto que no es sencillo pero no es imposible. Cómo a la mayoría de las familias, este proceso requiere planificación, educación y tiempo. Adaptarse a las necesidades de nuestros chicos especiales es crucial al momento de la planificación. 

Antes de comenzar deseo contarles sobre mí propia experiencia. Tengo un hermanito (casi de 18 años) que es un niño especial. Problemas de habla, sensoriales, de alimentación, retraso mental entre otros. Recuerdo la primera vez que viajamos juntos en familia. Para aquella ocasión tomamos un crucero por las islas. Mi hermanito tenía unos 4 años aproximadamente. Todo fue bastante bien. Para aquel entonces desconocíamos muchas de sus condiciones. Este viaje fue uno sencillo, lo supimos manejar bien pues su único problema era que no hablaba. Siempre ha sido un niño muy obediente y bueno. Estaba "obsesionado" con los monos y con todo lo que volaba. Por lo que cada vez que veíamos un mono él lo quería. Tenía dos monos. Caminábamos por la cubierta del crucero cuando uno de ellos voló hacia el océano. Tenían que ver su cara de felicidad. Él fue feliz porque el mono voló y se fue al mar. Eso era todo lo que él quería que pasara. Ya lo veníamos viendo desde hacía un rato. No hubo contratiempos y el la pasó muy bien. 

La experiencia fue otra cuando hace como nueve años nos lanzamos nuevamente pero a Disney. Ya era más grande en edad pero no en capacidad. Recuerdo que estuvimos preparándolo y mostrándole todo lo que haríamos juntos. Él parecía estar feliz. ¡Qué equivocada estaba! Con tan solo montarnos en el avión ya sabíamos que sería difícil. Él y yo somos bien unidos y de cierta manera le doy mucha seguridad. Estaba muy nervioso y aunque reía sabía que no lo hacía conscientemente. Nuestra ignorancia y poca experiencia viajando nos llevaron a cometer varios errores. 

1. Su alimentación es sumamente limitada. Por lo que encontrar lo que el consumía fue bien complicado. 

2. Le cogió miedo a todos los personajes de Disney. Cada vez que veía uno lloraba desesperadamente. 

3. Le cogió más miedo a los fuegos artificiales.

4. Su temor era tanto que no se montó en ninguna atracción. 

5. Mi mamá la pasó horrible pues él solo quería estar con ella. Por lo que teníamos dos problemas: el mal humor de mi mamá y el estrés de mi hermano.

El no fue feliz. Lo que sería un viaje divertido y familiar pasó a ser uno triste. El sufrió y de cierta manera nos sentíamos culpables. Desde esa vez no hemos vuelto a salir juntos de vacaciones. Mi mamá quedó marcada y siente temor de volverse a lanzar a otro viaje.

De este viaje aprendimos muchas cosas. De esas cosas quiero hablarles. Pues aunque cada caso es especia,l son detalles que debemos considerar al momento de emprender una aventura con nuestros niños especiales. 

Cuando viajamos con niños especiales debemos tener en consideración muchas cosas. Además de buscar un destino agradable para él o ella es importante seguir los pasos que te sugiero a continuación.

Primer paso ACEPTACIÓN

Es importante que tú mamá que me lees estés consiente de las necesidades de tu pequeño. Acepta que tiene ciertas limitaciones. Esto no quiere decir que no puedan pasarla a todo lujo. Escucha lo que tú niño tenga qué decirte. Escucha su opinión.

Segundo paso PLANIFICACIÓN

Nadie mejor que tú mamá para conocer a tu retoño. Conoces sus gustos e intereses, así como sus temores o posibles miedos. Considera esos detalles en el proceso de planificación. Evalúa qué puede agradarle más si un viaje en avión o uno en bote. Parte de ahí para seleccionar un destino. 

Evalúa ir a lugares tranquilos y sin mucho bullicio. Si es posible, viajen en temporadas bajas. Habla con tu chico o chica sobre el destino que visitarán. Trata de despertar interés en él y que se sienta motivado a buscar información o pedir visitar un sitio en específico. La idea es que puedan descubrir esos lugares juntos. 

Los itinerarios deben ser flexibles y sin apuros. Considera que si tu chico es sensible a los ruidos puedes adquirir unos audífonos que cancelen el ruido. Esto le ayudará a adaptarse mucho mejor. De igual manera será beneficioso si tienen un viaje en avión.

No olvides verificar que el alojamiento tenga todo lo que tu amado puede necesitar y que vaya acorde a las necesidades de tu familia. Recuerda que cada familia tiene sus propias necesidades especiales.

Tercer paso PIENSA PEQUEÑO, SUEÑA EN GRANDE

Un viaje envuelve muchos cambios, desde nuevos espacios, temperaturas, ambiente y  otras personas. Por eso aplicamos la ley de menos es más. Considera que lo estás sacando de su área y ambiente. Esto puede ser muy difícil para ellos. Si no está acostumbrado a salir de su entorno puede ser mucho más complicado que se sienta en  la confianza de abandonar su  espacio seguro. 

Comienza realizando salidas cerca que no tomen más de 2 a 3 horas. De esa manera lo vas preparando el irá ganando la confianza de que siempre van a regresar a casa. Luego ve introduciendo viajes cortos o pequeños. Organiza y realiza salidas cortas de una noche o fines de semana. Ve preparándolo para grandes aventuras. 

CONSEJOS

1. Cuando reserves el boleto de avión procura que sea en las primeras filas. Esto tiene varios beneficios: mayor espacio, menos distracciones y fácil acceso para la salida. También procura tener algún baño cerca. 

2. Si necesitan asistencia de silla de ruedas pueden añadir el mismo cuando realices la reservación del boleto de abordaje. Esto te permite poder entrar antes al avión. 

3. Si entiendes que el proceso de verificación en TSA puede ser complicado puedes solicitar un chequeo privado o el chequeo de manos. Este último se lo realizan a las mujeres embarazadas, que llevan a bebé en brazos o lactantes. De igual manera puedes solicitar y adquirir el TSA Pre-check. Tu chico puede ir contigo y ambos pasan sin mayores contratiempos. Puedes ver más información en el siguiente enlace https://www.tsa.gov/precheck

4. Lleva en tu carry-on todo lo que tú niño puede necesitar durante el vuelo. No olvides llevar ropa extra y sus medicamentos en caso de utilizar los mismos. 

5. Lleva en tu maleta su almohada, sábanas, juguetes y/o cualquier otro artículo que lo haga sentirse cómodo durante el viaje. 

6. Si decides que un crucero es lo mejor para ustedes, existe una iniciativa que llamada "Autism of the Seas". Está iniciativa ofrece a las familias con niños con autismo, síndrome down u otros la opción de viajar considerando las necesidades particulares de estos niños. Desde menús adaptados a dietas especiales, salas de películas adaptadas con bajo volúmen y luz tenue, jueguetes adaptados, excursiones especiales y más. La misma va dirigida al disfrute de todos en la familia. Esta opción está disponible en todos sus cruceros. Sin embargo, si desean una mayor experiencia o mayor cantidad de personal certificado pueden verificar las fechas especiales en el siguiente link https://autismontheseas.com

La familia es lo más importante. Crear momentos juntos nos une y nos hace valorarnos más. No te límites. Comienza con pequeños pasos. No será fácil pero sí de gran satisfacción. Recuerda que "no existen límites para los que aman viajar".

K.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.