Viajar con niños: 6 simples pasos para sobrevivir el jet lag


tiempo estimado de lectura : 2
04 Aug
04Aug


Decides tomar el vuelo hacia el otro lado del mundo. Todo parece ser perfecto y es que hasta los hospedajes son una cosa bárbara, disfrutas cada paso y cada momento de la planificación. Pero, ¿ya pensaste en el efecto jet lag? Sí bien es cierto que para nosotros es fuerte y nos toma un poco de tiempo adaptarnos a los nuevos horarios, piensa cuánto más puede ser para un niño que ya tiene sus horarios  establecidos. Esto puede ser una ventaja como toda una pesadilla. A algunos niños esto  puede causarle un trauma en su rutina del sueño. Pero tranquila, estoy para ayudarte. No te garantizo que todo funcione, pero sí será de mucha ayuda. 


Disfrutando un hermoso atardecer en Lastra a Signa

1. Horarios

Comienza por ir adaptando sus horarios lo más cercano posible al del lugar que visitarán. Ya sea durmiendo un poco más tarde o despertando más temprano. Es importante que también acortes los minutos de la siesta.

2. Reserva vuelos nocturnos

Dile adiós a viajar de día y disfruta de viajar en la noche. ¡En la medida que sea posible no dejes pasar un vuelo nocturno por nada en la vida! Aprovechen ese tiempo para descansar lo más que puedan.

3. El día 1 es de recuperación y adaptación

Evita organizar actividades prolongadas este día. Salgan a caminar por los alrededores, coman algo ligero y eviten la TV o vídeos en la tableta o celular.

4. Evita la azúcar

Provee alimentos frescos en  la medida que sea posible antes, durante y después de los vuelos. Considera que algunas frutas son altas en azúcar.

 Caminata por las calles de Venecia5. Lleva su libro favorito

A la hora de disponerse a dormir no dejes de leerle su libro favorito y de adaptarlo a su realidad actual. Denle rienda suelta a su imaginación y pídele que cierre los ojos para ver todo lo que nace de su mente.

6. No lo despiertes

Ya no estás sola y tampoco cuentas con todo el tiempo de la vida pero ahora nos toca adaptarnos a la situación real de nuestros pequeños andantes. Sí su siesta es un poco más larga de lo normal no lo despiertes. Aprovecha para descansar, organizar tus cosas, estar en la intimidad con tu pareja o pídele que vele de tu chico a lo que sales a caminar y descubres un nuevo rincón tú sola. ¡Tiempo libre para disfrutar contigo misma y lejos de casa!

Rica cena junto a un canal de VeneciaEs poco usual que el jet lag no nos afecte. Si eres de las agraciadas disfruta de esa oportunidad que tienes. No te molestes con tu chico, recuerda que es un niño pequeño y no conoce el proceso por el que está pasando. Acostumbrarse puede tomarle uno o dos días. Es un proceso que no durará mucho. Coge las cosas con calma, respira y disfruta el viaje. 


K.

También te puede interesar Cómo sobrevivir un vuelo en avión con un niño






Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.