De Puerto Rico a Italia


tiempo estimado de lectura : 5
13 Aug
13Aug

Muchas veces el destino puede llevarte a vivir situaciones que jamás imaginaste. La vida nos puede sorprender con cambios inesperados que se transforman en grandes bendiciones. El huracán María  llevó a Verónica y su a su familia a quedarse en el hogar de su esposo. Ahora está súper mamá disfruta de la vida italiana sin perder su estilo y alegría.

¡La vita é bella! Aquí en Italia, en el terruño y en donde quiera que esté mi familia. Ahí reside el amor.  Aunque físicamente me encuentre lejos de la isla que me acurrucó al nacer, hoy luego de casi 2 años viviendo en Italia, el sentimiento que me abraza es de mucho más amor, valor, orgullo y respeto a mi patria: Puerto Rico.  

Mi esposo es italiano, llegamos aquí para bautizar a nuestro bebé y vacacionar en septiembre de 2017.  Sin imaginarlo, la vida y “María” tenían otros planes para nuestra familia.  Con mucha gratitud, nuevas experiencias y continuas enseñanzas me encuentro disfrutando del privilegio de vivir en una tierra hermosa, llena de historia, rica en naturaleza y que es también la tierra de mi solecito Emiliano! ¡Qué maravilla, el poder descubrirla, amarla, valorarla y respetarla a la par con Emiliano! Es un camino que recorremos juntos diariamente y es una alegría inmensa poder enseñarle cómo es aquí y como es allá...

  

Cierto es que al ser un lugar tan distinto a Puerto Rico, con una cultura y lenguaje diferente no fue fácil adaptarme rápidamente o comprender costumbres, normas y procesos… pero al final del día de eso se trata la vida, de abrazar los cambios.  ¡Gracias a Dios (desde que me conozco y por mi forma de ser) acepto los cambios con bastante optimismo!  Siempre tratando de ver el lado bueno, lo positivo y todo lo que podré aprender después de cada lección y reto que se me presenta. 

Por eso, cuando Little Traveler me invita a hacer esta colaboración de compartir experiencias, vivencias y mi proceso de adaptación en Italia, llegó a mi mente todo lo maravilloso pero también los “tropiezos” con los que he tenido que enfrentarme y que sigo enfrentando cuando salgo a la calle con mi hijo… Aún así, como mencioné anteriormente, el vivir en un país con una calidad de vida centrada en el amor y bienestar de la familia es un privilegio y es hermoso para la crianza de Emiliano. Mi experiencia, lo que puedo ver, percibir y sentir de mi entorno aquí, es el gran valor y el profundo respeto a la familia.  Las decisiones, la vida, todo gira en torno a la familia.  El bienestar, la salud, el compartir, el tiempo es para la familia. Y con ellos celebran y comparten su ‘bontá’.   Bondades entre ellas las ya mundialmente conocidas …. los alimentos y todas sus formas de expresión. 

Si puedo hacer una pequeña comparación con mi isla, sería que allá todo se celebra con música y algarabía  aquí en Italia, todo se celebra con comida y más comida.  Las leyes y los estrictos controles agrícolas hacen de los alimentos acá una experiencia  culinaria a otros niveles. 

Los italianos sueñan con comida, viven la comida y hablan todo el tiempo de comida… y con razón es que es sumamente deliciosa aquí.  Para cualquier celebración hay una comida, fruto o ingrediente particular.    En cualquier parte de Italia que estés sentirás el orgullo y la pasión que desbordan cuando hablan de un alimento, cuando te lo describen, cuando te invitan a probarlo.  Sabrás que han terminado la descripción cuando escuches un “Mamma mía” con gran emoción.  Sí, ¡Mamma Mía! es lo que yo digo cada vez que mi esposo me cocina, con él me llevé la lotería! 

Igualmente hay tanta historia maravillosa por descubrir aquí, ciudades, pueblos con arquitectura que te hace soñar..  Siempre es una gran emoción para mí visitar lugares que veía en libros y revistas.   Igualmente hay parques accesibles para que los niños  puedan  recrearse y eso a Emiliano y a mí nos encanta.   Pensando en espacios públicos, otra aspecto que me gusta mucho de la cultura italiana es el sentido de pertenencia y respeto de estos espacios.  Me refiero al sentimiento genuino de preservar el ambiente.   La gran mayoría  de espacios públicos y turísticos cuentan con contenedores de reciclaje. Esto es un deber ciudadano y se practica en las agencias de gobierno, la empresa privada y lo más importante, se practica en casa.  La educación general es ver la basura como un recurso y nuestra responsabilidad de dividir todos los materiales para que la cantidad de desperdicio sea mínima. Cada vez que hago la  división  de los materiales a reciclar en mi casa me da mucha satisfacción saber que estoy ayudando al ambiente y que Emiliano lo está aprendiendo a tan temprana edad.

Otra experiencia positiva es el transporte público y lo bien que funcionan. Te conectan a todas partes sin necesidad de tener carro para hacer gestiones cotidianas.  Se camina mucho acá, (yo en lo personal, he comprado más tennis en estos dos años que  los que había usado en mi época de escuela.  Gasto la suela en menos na’)  Y con todo y eso no rebajo… por todas las “bondades” que les conté antes. 

Los servicios de salud son públicos y funcionan a la perfección.  Jamás había experimentado tiempos de espera tan cortos en oficinas médicas y hospitales en mi vida!!!  Eso por mencionar algunas de las ventajas de vivir acá, también están las cositas con las que “estamos trabajando” … Los choques culturales más fuertes para mí han sido el clima y la seriedad de las personas.   Vivo al norte de Italia, en la falda de los alpes y  al parecer el frío clima invernal, tiene un efecto directo en los habitantes de la zona que hace que estos literalmente no sonrían, no saluden (si no te conocen) y en casos más severos: no se consigue expresión facial alguna.   Sí, así como lo lees.  Un día afortunado puede transcurrir con 2 ó 3 sonrisas o saludos devueltos por cada 10 yo doy.  Mientras más al sur de Italia vas, más alegres, vivarachos y más parecidos a nosotros son,  ¿Por qué será? ¿Será que los acaricia la brisa del mar? En fin, que ya he trabajado para que esto me afecte menos y le enseño a Emiliano a saludar a todo el mundo. Por eso sigo con mi ropa colorida, gafas y pamela, bien “emperifollá” y siempre que puedo saco a pasear mi sonrisa. Asustando y confundiendo a algunos, haciendo reír a otros y dándole vitamina al alma pues uno tiene que ser quien es en cualquier parte del mundo. En cuanto al clima: el frío es muy, muy frío y el verano es muy, muy caluroso.  Y yo soy isleña,  ver las maravillas de los cambios de estaciones es hermoso… Peeero, creo que el boricua no es consciente de cuán beneficioso puede ser tener un clima tropical los 365 días del año para la salud,  para el armario y el espíritu. 

Ah! Entre otras curiosidades que estamos trabajando para comprender que no será como en la isla, se encuentran que: 

  • En restaurantes te sirven la coca cola sin hielo.  
  • El 99.9% de los conductores sean taxistas, transportistas, familiares o conocidos pelean 99.9% de las veces que conducen. Es así, desde cortes de pastelillos, lentitud, viejitos guiando… lo que sea, provoca un sofocante malestar vehicular.
  • Que escasean colores brillantes (alegres) en casas, carros, ropa, edificios. 
  • Que el ‘aire acondicionado’ en verano en carros, restaurantes o centros comerciales nunca se pone en ‘Hi”. Sólo low o abanico, pero nunca en “Hi”.  
  • Y bueno, ya he vivido en otras partes y he sido inmigrante, y eso es una etiqueta que siempre llevas cuando no estás en casa… 

...Pero es una etiqueta que, entre otras circunstancias te enseña:

  • A ser fuerte ante la adversidad.
  • Te enseña que hay muchas maneras distintas de hacer las cosas y que todas ellas se convierten en nuevas oportunidades para aprender. 
  • Te da mayor responsabilidad. En mi caso de enseñarle las costumbres y tradiciones a Emiliano de la tierra que lo vió nacer y de ser una embajadora y hablarle de lo maravilloso que es ¡Puerto Rico! a  todo el que pueda acá. Y hacer lo mejor que pueda, para hacer brillar mi bandera…. Pues todos los que partimos siempre tendremos el corazón aquí y allá.  

Verónica Cordero

Síguela en:

Instagram

Mommy Party Expert

Payasita Trencitas

Facebook:

Payasita Trencitas

Mommy Party Expert 

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.