Bienvenidos a Kansas


tiempo estimado de lectura : 2
03 Sep
03Sep
Una buena actitud y el deseo de salir adelante superando los miedos son la clave para triunfar.

Soy Cariana, natural de Cabo Rojo, PR pero actualmente estoy en Kansas, EU. Nos mudamos a Kansas en abril 2016 debido a que mi esposo es soldado y este es nuestro primer Dutry Station. Al comenzar el proceso de mudanza tuve muchos miedos ya que sabia de ante mano lo que es la vida de un militar, sabía que muchas veces estaría sola con mis pequeños y que no sería fácil. Mis miedos eran por el cambio a un lugar nuevo nunca antes visitado, por el comenzar de nuevo, el idioma, el no tener nuestra familia cerca (toda nuestra familia esta en la isla) en fin .... Al llegar mis hijos se acoplaron súper rápido y al cabo de tres meses eran completamente bilingües. Por cierto, tenemos la regla que dentro de mi casa sólo se habla español pues no queremos que pierdan su lengua materna. 


Me aprendí cada rinconcito de este estado, hice amistades que me han ayudado en el proceso y a crecer cada día más. Mi único problema o mayor reto era el idioma. Yo solo sabia lo básico y siempre que intentaba hablar con alguien no me entendían pues aunque no lo crean hablar con alguien de acá en su idioma no es lo mismo de lo que nos enseñan en la escuela. Esa desventaja me afectó emocionalmente muchísimo ya que yo estaba acostumbrada a trabajar desde mis 16 años y al llegar aquí y no poder hacerlo. Empecé cuidando niños en mi casa. Niños de familias hispanas pero que nunca le habían enseñado a sus hijos el idioma español. Yo me daba a la tarea de enseñarles el idioma. Me encantaba pero a la misma vez sabía que no era lo que quería hacer. Soy Técnico de Farmacia y me decía a mi misma que tenia que hacer algo con lo que había estudiado pero el miedo no me dejaba avanzar. Hasta que un día me levante dispuesta y me dije si yo no lo hago nadie lo hará por mí. Saqué mis certificaciones para ejercer la profesión aquí en el estado, pasé mi revalida y apliqué en Walgreens y llevo allí.  Desde entonces aprendiendo cada día un poco más. No era fácil al principio debido a que para mí era prácticamente todo nuevo ya que el sistema es diferente al de Puerto Rico y a veces no entendía a los pacientes. Gracias a papito Dios mis compañeros de trabajo son lo máximo, me ayudaron y ayudan cuando más lo necesito, están conscientes de lo que es ser una “Army wife”, saben que no importa qué mi familia está antes que cualquier cosa. 

He aprendido muchísimo y en esta etapa ya le "tiro" al inglés bastante bien (jaja). Nuestra familia nos ha visitado y a veces es fuerte el perdernos tantas cosas, pero sabemos apreciar cada ratito que podemos con ellos ahora más que antes. En esta vida militar aunque estas lejos de tu familia conoces muchísima gente dispuesta a ser tu familia extendida y gracias a Dios la que tenemos vale oro. Personas que día a día nos ayudan a crecer, que están aquí en las malas y en las buenas. Desde ya sufro el día que tengamos que separarnos. 

Creo que desde ese 1 de abril de 2016 hemos crecido como familia, como pareja, como personas. Pues al tenernos solo nosotros, el tener que arreglárnoslas nosotros solos nos ha unido más como familia y sabemos apreciar mas el tiempo en familia. En esta vida militar cada segundo es oro. Hoy en día me siento una superwomen, me siento orgullosa de lo que nos hemos convertido como personas y familia. 

Una vez alguien me dijo: “No tengas miedo al cambio que vendrá, será un lugar nuevo pero el lugar lo haces tú, tú decides como será tu nueva vida, tu nuevo hogar”. Hoy se los comparto a ustedes ya que me ha ayudado en cada etapa. Les mando un beso y un abrazo apretado.

Cariana Ferrer


Síguela en Facebook e Instagram

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.