Aloha Hawaii


tiempo estimado de lectura : 2
10 Sep
10Sep

El proceso más difícil al que se enfrentan las familias militares es la separación prolongada de sus seres amados. Lograr que puedan enviarte al lugar que deseabas aligera un poco la carga y promete una nueva vida con esperanza y luz. 


Mi nombre es  Zuheily Marie, natural de Moca, PR. Soy mamá de dos niños, Ethan de 4 años y Aiden de 1 año y medio. Actualmente vivimos en Honolulu, Hawaii y les voy a contar un poco sobre nuestra aventura. La razón por la cual vivimos aquí es porque somos una familia militar (papá es airman) y el ejercito nos envió aquí. Actualmente llevamos aproximadamente de 1 año y medio, y más o menos eso mismo nos queda aquí, ya que eran 3 años. Este es nuestro primer “Duty Station”. Cuando nos tocó hacer la lista de lugares de preferencia para vivir, Hawaii era nuestra primera opción, pero JAMÁS imaginamos que se nos iba a dar; así que cuando nos dieron la noticia, ya imaginarán nuestra alegría (yo hasta lloré de la emoción).


Cuando llegó el momento de mudarnos, no niego que fue un proceso difícil tener que dejar a nuestros familiares, nuestras amistades y nuestros seres más queridos, pero a la misma vez estábamos muy contentos con todo el cambio y nuestra “nueva vida” ya que siempre nos han gustado los cambios  y nuevas aventuras. No se nos hizo difícil acoplarnos, ya que Hawaii es muy parecido a Puerto Rico en cuanto a la vida tropical e incluso hay muchos lugares que físicamente se parecen mucho. Lo más difícil ha sido siempre el cambio de horario y lo distanciado que queda de todo; son 6 horas de diferencia. Cuando nosotros nos despertamos en la mañana, ya en Puerto Rico es por la tarde, y cuando acá es de tarde, ya en Puerto Rico se están acostando a dormir, así que básicamente nos perdemos la mitad de el día boricua jajaja. En cuanto a la distancia, Hawaii se compone de varias islas y queda lejos de todo. Para llegar a “mainland” son mínimo 6 horas en avión y para llegar a Puerto Rico, aproximadamente de 17 a 20 horas, dependiendo las escalas. Ya se imaginarán lo complicado que es viajar con 2 niños todas esas horas. Así que ese factor es de las únicas cosas que no me gusta de vivir acá (también detesto el tráfico tan horrible que se forma). 

Fuera de eso, nos encanta la isla, nos encanta la cultura, la comida, lo hermoso que es y la variedad de cosas que hay para hacer. Sobre todo nos encanta que la mayoría de las cosas son “outdoor”, y que mejor que nuestros hijos aprendan a conectarse con la naturaleza desde pequeños. A ellos se les ha hecho muy fácil también acostumbrarse y el proceso ha sido más fácil gracias a que en esta vida militar, todos buscamos lo mismo: conectar con personas para sentirnos como en casa. Aquí hemos conocido personas excelentes. Muy buenos amigos, vecinos y personas dispuestas a ayudar en lo que sea y hacerte sentir como si fueras familia. Aunque extrañamos a todos los que dejamos en la isla; conocer y conectar con personas acá ha ayudado muchísimo en todo este proceso. 

Para añadir, Hawaii es un lugar hermoso que pienso que todo el mundo debería visitar al menos una vez. Aunque les aseguro que van a querer volver. Es pequeño, pero muy lindo y especial. Como le digo a mis amistades, no sé que voy a hacer cuando nos toque irnos de aquí y si tuviera que volver a elegir un lugar dónde vivir, sin duda lo volvería a escoger.


Síguela en Mamá de Chicos en:

Instagram y Facebook 


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.