Un viaje de cumpleaños


tiempo estimado de lectura : 5
22 Oct
22Oct

Si de viajes y complacer se trata aquí está mamá ready to go!

Este viaje tomó un tiempo de planificación y de comportamiento. Cuando le pregunté a Sorullito qué quería de cumpleaños, lo primero que me dijo fue la piscina de Disney. Y es que desde nuestro viaje solas en mayo no deja de pensar en eso. ¡No podía sentirme más orgullosa! ¡Ya mija hija está pidiendo experiencias de regalo! Lo estás haciendo bien Kazahira, lo estás haciendo bien. Jetsy quería ir a la piscina de Disney pero para poderla complacer en su cumpleaños debía comportarse adecuadamente y ese sería su regalo y premio. Trabajamos un calendario en el que colocábamos una estampita cada día que se comportaba bien, comía y no lloraba al dejarla en la escuelita. Fue casi un mes de entrenamiento y funcionó a la perfección. Hemos continuado trabajando este calendario para tener otras recompensas y modificar malas conductas.

El día del viaje

Despertamos temprano en la mañana para partir hacia San Juan. Eran las cinco de la mañana cuando despertamos y esta travesía comenzó. Desde esa hora hasta que nos acostamos a las 8:30 de la noche Jetsabella no durmió nada. Su ilusión por este viaje la tenía demasiado emocionada y una vez recibió el obsequio, su traje de Rapunzel, la emoción aumentó. Como es normal y natural viajando stand-by el día antes las cosas se tornaron feas. Los vuelos de ida comenzaron a llenarse y la desesperación y el sentimiento me invadían. Tenía tanto miedo de no poder lograr los vuelos que hasta lloré. Había seleccionado boletos con una categoría menor pues se veían en buen estado para poder salir el día que habíamos coordinado. A diferencia de la última vez, ya el hotel estaba reservado y todo estaba listo para nuestra llegada. ¿Pueden imaginarse cómo me sentía? ¡Yo estaba que me moría! Perdimos todas las posibilidades de poder llegar a Orlando temprano. Nos quedamos opciones para llegar tarde pero considerando que el viaje era uno corto eso era devastador. Marido, haciendo uso de sus beneficios de piloto intentó comprar pasajes con sus millas de vuelo por JetBlue pero esto fue imposible. Había espacio en stand-by pero estamos buscando alternativas de podemos ir de manera segura. No quedaban muchos espacios, existía la posibilidad de que el vuelo se llenara. Con una hora de anticipación reservamos nuestro vuelo viajando stand-by. Una vez tuve pasaje en mis manos fui la mujer más feliz del mundo. No veía la hora de llegar a Orlando y poder disfrutar con mi princesa del viaje que tanto anhelaba para su cumpleaños. Ella estaba feliz y no conocía toda la odisea que estábamos pasando para llegar hasta allá. Créanme cuando les digo que esto es lo más estresante en el mundo. Yo como adulta puedo entenderlo, no siempre es posible lograr vuelos; pero cómo le explico a ella que no siempre se pueden lograr los vuelos pues ella entiende una vez llegamos al aeropuerto vamos a viajar.

Bienvenidos a Orlando

Hicimos un vuelo maravilloso. Llegamos súper rápido y hasta más temprano de lo que teníamos pronosticado llegar con los vuelos que nos dejaron a pie. Tenía la esperanza de que la señorita se durmiera en el vuelo y me permitiera poder descansar un poco pero sólo se quedó con la esperanza porque no pegó el ojo durante las dos horas y media de vuelo. Todo el que la veía se emocionada al verla. No los culpo se veía hermosa vestida de Rapunzel. Yo ya estaba lista para enseñarle a marido lo que es la experiencia Disney, demás está decir que le encantó. 

Llegamos al aeropuerto y bajamos hasta el área reservada para las reservaciones Disney. Hicimos la fila y esperamos pacientemente nuestro bus. Ya de camino tenían que ver la cara de marido, él estaba emocionado y qué les digo cuando llegamos al hotel, parecía un niño chiquito. Les digo que él estaba más emocionado que la cumpleañera. Ya en el hotel hicimos el check-in que no pude hacer a través de la aplicación My Disney Experience. Íbamos de camino al Disney's Art of Animation Resort. Mientras hacíamos el check-in el muchacho de la recepción nos indicó que nos habían dado un upgrade de habitación y nos habían colocado en una suite. Tengo que admitir que de momento me decepcioné pues ya Jetsabella estaba esperando su habitación de la Little Mermaid. Algunos minutos más tarde caí en cuenta de la gran bendición que habíamos tenido. Me preguntaba una y otra vez si había sido mi angelito celestial en Puerto Rico que había hecho o algo indicado algo especial. Estaba agradecida e incrédula. Nuestras banditas eran grises y solicito que me des una de color rosa pues no soy de color gris. Estaba impresionada pues la primera vez no había tenido la oportunidad de poder tener banditas personalizadas. Nuestro nombre estaba escrito detrás de cada bandita y en la cajita donde estaban las tres. Le indico marido que nos van a dar un mapa pues los hoteles son muy grandes. El muchacho nos explica cómo llegar al área que se nos había designado. Le dieron a Jetsy su pin de feliz cumpleaños y la felicitaron. Ya en este momento ella no estaba muy feliz pues no único que quería era ir a la piscina. 


Íbamos de camino a nuestra habitación y no podíamos ver lo que nuestros ojos estaban viendo. ¿O sea, es esto real? Estamos incrédulos y sumamente felices. Esto era más de lo que podríamos haber imaginado. El hotel es mucho más bello en persona que en fotos. Realmente las fotos no le hacen justicia. Tenían que haber visto la cara de marido, estaba tan contento. Sácame una foto aquí, sácame una foto acá y así se la paso hasta que llegamos a la habitación. Era como estar dentro de la misma película de Cars. Llegamos a nuestra habitación y woooooooow! ¡Es en serio! ¡Una suite hermosa! Creo que es la segunda vez que me quedo en una. El presupuesto no llega hasta allá, por ahora (jajaja). Cada detalle único. Ya luego les hago la publicación. Nos cambiamos y para la piscina. Mi princesa estaba feliz y yo no podía estar mas feliz y agradecida. Trabajé duro para poder complacerla. Me encanta llenarla de experiencias. Al día de hoy me pide ver las fotos del hotel. ¡Esa es la meta! Que ella atesore y quiera revivir estos momentos una y otra vez.

Disney

Al otro día decidimos ir a Hollywood Studios. El día que llegamos había estrenado el Disney Skyliner y salía de nuestro hotel, heeeeellooooooo. Adivinen quien estaba deseosa de estrenarlo. ¡Obvio yo! La experiencia es otra cosa. Lamentablemente ha tenido algunos problemas que espero solucionen porque es realmente efectivo y rápido. No está disponible en todos los hoteles y no llega directamente a todos los parques. Las vistas son espectaculares, no hicimos fila y se llega súper rápido a los parques (Epcot y Hollywood Studios). Una experiencia única. Puedes tomar uno desde cualesquiera de estos puntos: Disney's Riviera Resort, Disney's Caribbean Beach Resort, Disney's Hollywood Studios, Disney's Art of Animation Resort y Disney's Pop Century Resort. Esta experiencia es totalmente gratuita y opera desde las 5:45 AM hasta las 11:00 PM.

Decidimos ir a Hollywood Studios para que Jetsy viera los diferentes shows, entre ellos el de su tan amada Elsa lol. Además queríamos ver el mundo de Star Wars, no es que nos guste, de echo solo conocemos a Chewbacca por lo que es. No nos juzguen, no somos fans. A Jetsy le encanta Chewbacca. Si me sigues en Instagram sabes que lo imita muy bello. Por suerte lo vimos entrando, bueno, en realidad Jetsy lo vio. Ella estaba pendiente a verlo. Fue hermoso. Es una especie de te amo pero te quiero lejos. Es que le tiene miedo (jajaja). Ella se puso medio difícil porque tenía sueño; claramente no había dormido nada y se despertó temprano (porque quiso). Hicimos lo que pudimos con ella y jugando con los horarios de los shows. Ese día la app de My Disney Experience no estaba de nuestro lado y los Fast Passes no bregaban. 

No pude montarme en nada por las largas filas. Toy Story Land nos decepcionó con las filas completas en total exterior bajo sombrillas. Al menos pudo ver de lejos a Woody, Boo y Buzz. Estábamos cansados y pensábamos regresar más tarde. Pensaaaabamos. Ya saben que a la vez que llegamos al hotel los planes cambiaron. Disfrutamos de las facilidades del hotel, pedimos comida del Disney Pop a la habitación y a dormir que al otro día nos íbamos. Pasamos otra odisea para regresar pues el vuelo de salida de Orlando a Miami estaba casi lleno. ¡Terrribleeee! Pudimos tomar el vuelo milagrosamente y nos fuimos camino a casita.

Aprendizaje

  1. No vuelvo a quedarme 3 días y 2 noches. Mínimo 3 noches. En serio, toma nota amiga mía. 
  2. El vuelo de conexión nos llevaba a Miami. Allí llegué y busqué en la pizarra el Gate que me tocaba ir. Como era un vuelo de pocos días no llevé maleta. Tu sabes, mi súper maleta para niños. ¡Otro error! Mira que estaba que me moría con aquel bulto que engordó de un vuelo a otro, porque no compramos nada. 
  3. El Gate quedaba como ir de San Sebastián a la Luna sin mentirte. Caminamos como media hora y yo no veía el fin. Al menos encontré un Wendy's para almorzar. Entonces mientras iba de camino había visto que había un Skytrain. Ya lo había visto antes pero ni idea de lo que era. Pensaba que era para otra cosa y no para LLEVAR PASAJEROS. Ay amiga mía después de media hora me sentía como si hubiera corrido el maratón de San Blas. Lección aprendida. Uno siempre aprende cosas nuevas. Esta la aprendí tarde pero la aprendí jajaja.

En fin de cuentas la pasamos muy bien, con experiencias buenas y otras no tanto. Esa es la magia de los viajes, siempre nos traen experiencias nuevas. Espero con ansias nuestra próxima aventura solas o en familia. ¡Qué rico es viajar!

Kazahira

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.