¡Sácame de aquí!


04 Apr
04Apr


El trabajo, los quehaceres diarios, la escuela y todo lo que ser grande implica puede afectar nuestras familias. Sacar ese espacio para compartir es necesario, saludable e importante.

Ya sentía que estaba llegando a mi límite. Necesitaba pasar un día alejada de toda carga que llevo día a día. Así que desde el sábado le dije a marido que iríamos a llevar a nuestra hermosa a ver los aviones en el aeropuerto y yo quería llevarla al Viejo San Juan. Además de ser mi lugar especial, quería que ella viera a las palomas y jugara con ellas en el Parque de las Palomas. No me equivoqué cuando tomé la decisión. 

Marido decidió ir primero al Aereoparque. Jetsy adora los aviones. Ese refrán de lo que se hereda no se hurta tiene todo el sentido del mundo cuando se habla de esos dos seres y los aviones. Marido desde pequeño decía que sería piloto y hoy por hoy es toda una realidad. Jetsy va por ese mismo camino y es que hijo de gato caza ratón. Pasamos un rato muy lindo junto a nuestra princesa. Su carita de emoción cada vez que aterrizaba o despegaba uno no se puede explicar con palabras. Como padres, se te infla el pecho y sabes que lo estas haciendo bien. 

Comimos y paseamos por la Marina. Marido y su fiebre de botes... Estaba como nene chiquito y todo emocionado hablando y explicando todo lo de ellos. Soñamos y nos fuimos 🤣

Llegamos al Morro a volar chiringas. Quería que Jetsy la volara pero naturalmente eso no pasó. Ella quería caminar y correr. Entre Orona y yo la volamos mientras ella miraba sentada cómo el viento la mantenía en el aire. Paseamos por las calles mientras nos disfrutábamos su felicidad. Llegamos a donde las palomas y fue en ese momento en que me comencé a derretir de amor. Verla tan feliz corriendo tras las palomas, gritar de alegría cuando volaban, ese tierno momento cuando les decía adiós. Jugo, se cayó, rió y fue feliz. ¡Esa es la vida misma!

  

Pasamos uno de los mejores días en nuestras vidas. Hasta el silencio era divertido. No puedo explicar lo feliz y agradecida que estaba con la vida por habernos permitido pasar un día tan especial. A ti que me lees, saca el tiempo para estar con los tuyos. Saca al menos un día al mes y no vayas a trabajar, no los lleves a la escuela saca ese tiempito "random" para disfrutar de la vida y celebrar que Dios te regala cada día la oportunidad de amar y ser amado.

K.

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.