Me fui de viaje sola con mi hija a Disney y la pasamos brutal


tiempo estimado de lectura : 4
13 Jun
13Jun

Desde hacía algún tiempo quería realizar un viaje en el que sólo estuviéramos ella y yo. Surgió la oportunidad de poder hacerlo a la vez que trabajaría contenido para la revista. Sin dudarlo dos veces y con detalles de última hora (hotel Disney) sin confirmar me lancé y lo logré. Si leyeron mi pasada historia en Disney (puedes leerla aquíya sabes lo bien que la pasamos. Esta experiencia fue todo lo contrario. Todo fue tan mágico que no puedo describirlo con palabras.

Con este problema de viajar stand by temía que no lograra los vuelos. A casi último momento se llenó el vuelo que me llevaría a MIA y sin esto confirmado no podía reservar el hotel. Perdí mi primera oportunidad por las largas filas de TSA donde solo había una estación abierta. Corrí como loca pero llegué dos minutos tarde. Había salido a tiempo, todo estaba bien, pero hubo accidentes, carreteras en construcción y el chofer que me llevó desde el estaciona y vuela iba mas que lento, que lento ni que lento iba lentísimo. En fin, podía haber estado molesta o tensa, pero mantuve mi calma porque algo hermoso venía. Estaba segura de que lo lograríamos. 

Durante este tiempo y varios días antes estuve en constante comunicación con Myreli Otero de World of Wishes quien estuvo asistiéndome en todo momento. Podía haberlo hecho por mi cuenta, pero considerando las circunstancias y el poco tiempo con el que contaba y que ella conocía el presupuesto, las opciones y la posibilidad de poder quedarme en otros hoteles aunque no fueran Disney, esta chica fue mi angelito. Con pasaje en mano reservamos el hotel casi a punto de abordar. Ya quedaban pocas habitaciones pero yo estaba confiada. Myreli en uno de los muchos mensajes que compartimos me dijo: "que valiente viajar así sin hotel ni nada." No era que no tuviera nada, simplemente no tenía la seguridad de salir de Puerto Rico (como siempre), pues mi conexión estaba perfecta. Estas palabras se quedaron en mi mente y creo que es la parte fundamental de poder realizar cualquier travesía. Tenemos que ser valientes, atrevernos, dejar el miedo a un lado e ir tras eso que tanto anhelamos. El miedo nos limita y nos cierra las puertas a grandes oportunidades y sueños. De aquí es donde surge mi lema: "No existen límites para los que aman viajar." Esto no solo lo podemos aplicar a los viajes sino que a cada etapa y proceso de nuestras vidas. 

Llegamos, tarde, pero llegamos a MCO. Allí todo el equipo Disney realizó todo por nosotras. Llegamos al hotel, no tenía grandes expectativas y al entrar al lobby me decepcioné. Luego pasamos a las áreas comunes y WOW ¡me enamoré! Llegamos a la habitación (preciosa) luego de perdernos lol y ropa afuera, saca el traje de baño que vamos para la piscina. Allí pasamos el resto de la tarde, luego recorrimos el hotel, nos bañamos y nos fuimos a comer a Disney Springs. Quería que la baby viera el globo aerostático y también deseaba llevarla al carrusel. Comimos en T-Rex y ella estaba encantada. Estábamos muertas del cansancio pero ella estaba feliz y eso era lo más importante. Se durmió de camino al hotel, así mismo la cambié y dormimos hasta el otro día. Sin alarmas, a nuestro tiempo cuando despertamos nos arreglamos y nos fuimos a desayunar porque Epcot nos esperaba. 

Sin prisa y con calma recorrimos la mitad del parque. No había apuros de ninguna clase. Rápido que entramos ella logró divisar a Pluto. Yo en Lala Land ni lo había notado. Ella toda emocionada me dice: ¡Mamá Pluto! Y yo sií mi amor ya mismo lo vemos y ella insistía. Cuando miro bien allí estaba Pluto justo a nuestro lado ¡y yo no lo había visto!  Corrimos rápidamente a donde el y su felicidad fue mágica. Antes de llegar trate de reservar los pases de FastPass en la app pero tuve problemas para poder comprar las taquillas desde la app. Así que una vez salimos de ver a Pluto busqué qué podíamos aprovechar. Así fue que nos fuimos directo a conocer a Mickey, Minnie y  Goofy. No puedo explicar con palabras el momento en que conoció a Minnie Mouse. Fu algo que aún me mueve el corazón. Luego de conocerla no quiso irse. Ella solo quería estar con su amiga Mie Mouf como ella le dice. Comenzó a llorar con sentimiento porque ella quería estar con Minnie. Esperamos unos minutos y cuando ya no había nadie en fila, ocurrió algo mágico...Minnie se acercó a nosotras y abrió sus brazos para que mi pequeña fuera a donde ella. Jetsy corrió con la mas grande sonrisa en su rostro y la abrazó fuerte. Intercambiaron gestos de los lazos que llevaban puestos, así como de sus respectivas vestimentas. Jetsy le dio un beso y luego se despidió contenta diciéndole adiós y tirandole besos. Yo solo veía y lloré de la emoción (estoy llorando ahora mismo también) al ver tan hermoso sueño realizarse. Aquí comprobé una vez más la simpleza de la vida. Son esos pequeños detalles los que hacen y marcan la diferencia. ¿Y saben qué? Lo volvería a hacer una y otra vez contar de verla tan feliz. Ella es la razón de mi vida y mi motor. ¡Ay que no haría por ella!

Es momento de llorar. Saca tu pañuelo.

Así mismo conocimos a otros personajes que ella ama como Daisy. Busqué y pregunté por los horarios de aparición de las princesas y coordiné para que viera las que estaban cerca de nosotras. Así fue como conoció a Bella y Mulán (su favorita en aquel momento). ¡Fue tan emocionante ver su carita de alegría! Con Bella quería jugar y al decirle a ella (Bella) lo que Jetsy quería también se emocionó y la abrazó. Fue muy lindo. Con Mulán hicimos la mega fila. Ya estaba cerrada y no lo sabía. El encargado me lo dijo y yo comencé a hablar con él y a decirle que veníamos desde Puerto Rico solo por ese encuentro. Heeeellooooo ella ama a Mulán. Él no me garantizaba que lo lograríamos, yo no quería esperar la próxima hora pues Jetsy ya estaba cansada y le había prometido ir a la piscina del hotel. Perseverante al fin, lo logramos y fuimos las últimas. Este fue uno de los momentos más especiales de nuestro viaje. 

Momento en el que Bella supo que Jetsy quería jugar con ella.

Sus caras lo dicen todo.

Nos montamos dos veces en la atracción de la Gran Fiesta Tour. La segunda sin hacer fila Win!!! Creo que aún estuviéramos allí si fuera por ella lol. FastPass en Finding Nemo y en los Meet the Charcters y finalmente logré pase a Spaceship Earth. Nada mal para mi. Caminamos mucho, comimos papitas y hamburguers, vio a sus personajes favoritos, vio peces y mariposas, también las hermosas decoraciones de flores y hasta tuvo su Dory bebé como ella le dice a Dory. No puedo dejar de decirles que no paraban de decirnos lo "cute" que nos veíamos con nuestro matching outfit. Busca la oferta al final de este blog. Amamos cada detalle de nuestro viaje. La pasamos demasiado bien, solas, solo ella y yo. Fue muy perfecto y no puedo esperar a que tengamos otra aventura como esta. Disney me espera pronto con otra nueva aventura. 

Visitar Disney con tu pareja o amistades es divertido, pero hacerlo con tus hijos es otra cosa. La experiencia es una muy diferente, haces cosas diferentes, todo lo ves diferente y sí, también llorarás de emoción al verlos felices. Hoy te digo que no tengas miedo a hacer tus sueños realidad, deja el miedo a un lado y persigue eso que tanto anhelas. Solo serán pequeños una vez, vívetelos por completo, no lo dejes pasar. ¡Viaja!


Kazahira


Obtén 10% de descuento en Crafted by Chrsitine al utilizar el código littletraveler10


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.